Frank Lampard vio a Manuel Neuer adelantado y le levantó la pelota con un derechazo ajustado que golpeó la cara baja del horizontal, rebotó tras la línea de gol y salió. Neuer, arquero germano, tomó la pelota y la jugó rápidamente mientras Lampard y un grupo de jugadores de Inglaterra gritaba gol. Porque era gol. Lo vio casi todo el estadio, millones de televidentes en el mundo, pero no el árbitro Jorge Larrionda ni ninguno de sus asistentes.

Inglaterra perdió 4-1 ese partido, pero lo más importante que se extravió fue la confianza. Porque además de que Neuer engañó al árbitro, a muchos les quedó claro que no se podía seguir entregando el veredicto de gol únicamente al referí y esperar que la honestidad deportiva hiciera su parte.

Paradójicamente, fue la tecnología desarrollada por la empresa alemana Goal-Control la que se encargó de traer justicia en este Mundial 2014. Por primera vez en una Copa del Mundo la tecnología ayudó a determinar la existencia de un gol. Al minuto 48 del partido entre Francia y Honduras, Karim Benzema tiró al arco, la pelota golpeó la cara interior del segundo palo y se paseó por detrás de la línea de gol hasta llegar frente al rostro del arquero hondureño Noel Valladares. El sistema funcionó. Gol favorable a los franceses y, con esto, abrió una nueva etapa en la relación entre la tecnología y uno de los deportes más populares del mundo.

El arquero hondureño toma la pelota. Es tarde… el árbitro ya había sido advertido del gol.

¿En qué consiste GoalControl?

Se trata un sistema que utiliza 14 cámaras de alta velocidad que comienzan a funcionar cuando detectan que la pelota está cerca del arco. Cada una de las metas tiene 7 cámaras apuntando desde distintos ángulos.

“Las cámaras están conectadas a un poderoso sistema de procesamiento de imágenes computacional que registra el movimiento de todos los objetos y filtra los jugadores, árbitros y objetos distractivos” según indicó Dirk Broichhausen, el director de GoalControl. Agregó que “el objeto que sobra es la pelota y el sistema conoce su posición tridimensional X, Y y Z con una precisión de unos pocos milímetros”.

Cuando la pelota cruza la línea de gol, un reloj especial que lleva el árbitro muestra en un pantalla la palabra GOAL y comienza a vibrar para advertirle del gol.

GoalControl Reloj

 

Como buen juguete nuevo, hay alguien divirtiéndose mucho con la tecnología GoalControl y se ha llegado al extremo ridículo de ser utilizada en casos en que la pelota hinchó las redes y no había posibilidad alguna de descartar un gol.

¿Por qué no se usó antes?

El “ojo de águila” del tenis lleva mucho tiempo en funcionamiento, pero en el fútbol aún no se había acudido a él. En partidos en Europa se había llegado a la utilización de jueces de línea, literalmente de línea, cuya única preocupación era observar aquella raya de tiza que marca o ahoga el grito desesperado de GOL!

Razones, probablemente, había muchas. Algunas más nobles que otras. Evitar la deshumanización del deporte, lograr que el fútbol fuera el mismo si se jugaba un campeonato mundial o un partido de barrio. Ni hablar de la inversión millonaria que se eventualmente se ahorraría.

El hecho es que Joseph Blatter, Presidente de la FIFA, se había negado a la utilización de una tecnología que el tenis y el fútbol americano ya habían instaurado en defensa de la justicia deportiva, tan necesaria. Y después del bochorno del partido Alemania v/s Inglaterra, no le quedó otra que cambiar su opinión.