¿Recuerdan el Galaxy Note 7? Qué desastre para Samsung. El smartphone se hizo tristemente célebre para la explosión espontánea de sus baterías al punto que se convirtió en el regalo perfecto para tus enemigos y fue prohibido en los aviones. Una vergüenza monumental.

Sin embargo, la compañía surcoreana puso el pecho a las balas, aguantó el chaparrón y ahora termina de pedirle perdón al mundo con la presentación de su nuevo teléfono inteligente: el Samsung Galaxy Note 8.

Los primeros comentarios hablan de una máquina que es una bestia, con pantalla grande y una suite de apps dedicadas al trabajo. También se alaban su cámara fotográfica y se afirma que su batería no debería tener los mismos problemas que su antecesor. Mínimo.

LO QUE DEBES SABER DEL GALAXY NOTE 8

Para no hacerla larga, aquí te dejamos las principales características del Galaxy Note 8 que debes conocer:

#1

Su pantalla es la más grande en la historia Note. Es una Quad HD + Super Amoled de 6,3 pulgadas.

#2

Con su nueva app Pair se pueden sincronizar dos apps al mismo tiempo, mientras se usa el modo Multi Window. O sea puedes ver un video, mientras mandas mensajes a tus amigos, por ejemplo.

#3

Viene con dos cámaras traseras de 12 MP, una para vistas panorámicas y un telefoto. Ambas vienen con un sistema de estabilización (OIS) para imágenes más definidas. También incluye una cámara frontal de 8MP.

#4

El popular S Pen es una nueva criatura y entre las nuevas formas de interactuar que ofrece, se pueden enviar mensajes manuscritos y en formato GIF. También mejora su sensibilidad para escribir y dibujar.

#5

En cuanto a seguridad, el Galaxy Note 8 ofrece opciones de autenticación biométrica, las cuales incluyen reconocimiento de iris y huella digital.

#6

Es resistente al agua y al polvo, y posee carga inalámbrica.

#7

Tiene una memoria RAM de 6GB, un procesador 10 nm y un almacenamiento de 64GB, expandible a 256GB.

#8

Llega a las vitrinas el 15 de septiembre y las preordenes comienzan el 24 de agosto. Su precio sin contrato será de USD 929.

¿Volverías a confiar en un Galaxy Note?