La combinación pizza fría – cerveza tibia debe ser una de las cosas más despreciables y aberrantes de la vida. Repulsivas. Gracias a la tecnología del microondas, eso sí, lo de la pizza se puede resolver, pero ¿qué sucede con todo el sabor y el efecto refrescante de una buena chela cuando alguien no tomó las precauciones y dejó para último minuto el ritual de meter las birras en el refrigerador?

El crimen, por suerte, tiene los días contados. Otra vez, tecnología mediante.

Pronto, cuando alguien deje las cervezas en la despensa y no en el refrigerador, será cosa de introducir las latas en un sistema de autorefrigerado V-TEX y en 30 segundos se habrá hecho el milagro: cerveza fría, lista para correr por nuestra garganta.

No te seques las lágrimas aún, porque será imposible contener la emoción cuando sepas que la empresa Enviro Cool, que fue creada en el 2007 por Kelvin Hall, busca que este sistema de refrigerado se también barato, ecológico y capaz de enfriar bebidas rápidamente sin congelarlas.

v-tex-rapid-cooling

Los investigadores se abocaron en la tarea y descubrieron que al rotar una bebida para crear un vórtice de Rankine, el líquido carbonatado puede ser mezclado sin afectar a las burbujas de dióxido de carbono. Esto no ocurre con muchos otros sistemas de enfriado rápido que transforman en hielo lo que el tiempo y la cebada lograron crear.

Con la simple rotación de la bebida, el líquido externo se enfría más rápido que el líquido interior. Pero esta velocidad de enfriamiento aumenta si combinas movimientos y paradas frecuentes. De esta manera, la cerveza en lata se enfría en solo medio minuto, mientras que una botella de cristal de 330 ml. tarda poco más de 2 minutos. ¿La chela de medio? 2 minutos 30 segundos.

Si eres un cervecero ecológico, esto te va a encantar: al enfriar en esos tiempos las bebidas, con esta tecnología es posible ahorrar hasta un 80% de energía porque, como es lógico, solo las enfriarás cuando las vayas a beber.

Este elemento de ahorro energético hizo que la Unión Europea haya patrocinado el proyecto con un millón de euros. Lo mejor de todo es que la empresa española de refrigeración industrial DYMTEC es socia en el proyecto y será la encargada de distribuirla en los países de habla hispana.

V-Tex se está comercializando en centros comerciales y estaciones de servicio en la modalidad de máquinas expendedoras. Sin embargo, próximamente será lanzada una versión electrodoméstico para que puedas ser la envidia de tus amigos que visitan tu departamento de soltero.