A pesar del tiempo y el abandono, Valparaíso aún ofrece la experiencia única de subir en sus ascensores.