Al autor del mensaje no le importó nada. Tenía que saludar a JuanVi, que vive en el edificio.