El mensaje de esta botella: aún no aprendemos a limpiar nuestras huellas en la naturaleza.