En varios puntos de Santiago de Chile, se han dispuesto coloridos pianos con la leyenda “Tócame, soy tuyo”