¿Existirá un mundo más claro y transparente que el de los niños?