Los Palafitos: la postal inevitable de cualquier visita a Castro, Chiloé.