Los vestigios del auge salitrero permanecen en pie en el norte de Chile.