Nuestro fotógrafo tuvo serias dudas de cuál era la mejor y más bella carrocería: la de ella o la del auto de Drag Racing.