Todos necesitamos un poco de suerte. Y a veces, mucha suerte.