¿Por qué dejar de ganar dinero si viene tan fácil? Esa debe ser la premisa de Universal Pictures para volver a machacar los cines del mundo con una nueva entrega, la sexta, de “Fast and Furious”. Desde 2001, fecha de estreno de la primera película, la franquicia acumula ganancias superiores a los 1.500 millones de dólares, siendo “Fast Five” (2011), la más exitosa de todas, reportando 600 millones de los verdes.

Otra visita a las salas era cuestión de tiempo y este 24 de mayo es el debut de la cinta, que trae más de lo mismo pero recargado: curvas, autos y velocidad. ¿La gran sorpresa? El regreso de Letty (Michelle Rodríguez), quien supuestamente había muerto en el cuarto film de la saga. Su retorno es como mano derecha del villano Owen Shaw (Luke Evans), un ex militar que roba tecnología de alto nivel para vender en el mercado negro.

¿Los encargados de ponerle las manos encimas? El dúo que vive al margen de la ley, compuesto por Dominic Toretto (Vin Diesel) y Brian O’Conner (Paul Walker), quienes en esta ocasión tendrán una estrecha relación con Dwight Wayne, La Roca. El juego del gato y el ratón, prometen, tendrá más adrenalina que nunca.

¿Será la última? No. En julio de 2014 habrá una “Fast and Furious 7”.