Los Dallas Cowboys parecían encaminados a los playoffs de la NFL. Sin embargo, en el último partido y con Tony Romo lesionado, dejaron escapar esa posibilidad. La derrota convirtió las secas tierras de Texas en un mar de lágrimas.

Dos semanas después de la tragedia, los fanáticos intentan levantarse de los escombros y en esa tarea, las cheerleaders del equipo están haciendo una gran labor. Las porristas adosaron cámaras GoPro a Hula Hoops y se dedicaron a mover las caderas para entregar una nueva perspectiva de la vida. ¿El resultado? Un video que recuerda que después de una dolorosa derrota siempre volverá a salir el sol.