Te vas de aventura por un bosque o un lugar solitario, al estilo Bear Grylls. Llevas saco de dormir, carpa, cuerdas y alimento enlatado para sobrevivir. Súbitamente te das cuenta que no tienes abrelatas ni cuchillo para poder abrir los tarros de atún, jurel, sopa, piña o durazno en conserva. Piensas lo peor, entras en pánico y solo quieres que tu mami te cocine. Lloras, fracasaste…

Tranquilein, John Wayne. Olvidar un abrelatas no debería ser un obstáculo en tu misión de sobrevivencia. Se puede abrir un tarro de conserva usando tus manos, inteligencia y poco de física combinada con fuerza. ¿Cómo? El hombre del video te enseña la fórmula. Para ser sinceros, no tenemos idea de lo que dice el ruso, pero el ejercicio práctico que muestra es suficiente para aprender.