El cine, la televisión e Internet han generado que la gente ya no se sorprenda con nada. Bueno, con casi nada. Lo inexplicable, lo esotérico, siguen provocando temor, angustia y curiosidad. Por eso, la mejor forma de promocionar una película de terror es, precisamente, provocando terror en un pequeño grupo y apostando a que la viralidad en las redes sociales hará el resto.

Esa fue la técnica elegida por los promotores de la tercera versión de “Carrie”, el clásico de terror de Stephen King que fue llevado a la pantalla en 1976 por Brian de Palma con la actuación de Sissy Spacek y Piper Laurie. Escogieron un café en Nueva York, lo prepararon con cámaras escondidas para hacer un truco en vivo de telekinesis y se prepararon para asustar a los incautos clientes que lo visitaban.

Los resultados están a la vista. La sorpresa funciona y el video se ha expandido por la red de forma explosiva.

La película aparecerá en los cines este mes y cuenta con las actuaciones de Chloë Grace Moretz (Carrie) y Julianne Moore (Margaret White, la madre de Carrie), así que te dejamos con el trailer de este filme:

Sobre El Autor