A principios de los 80, técnicamente en 1980, el dominio de Space Invaders en el naciente mundo de los videojuegos sucumbió ante una invasión proveniente de Japón. El líder de esa conquista era un incompleto círculo amarillo que comía puntos, frutas y que, bajo algunas circunstancias, también era capaz de devorar fantasmas. Pac-Man, le llamaban. El juego arcade creado por Toru Iwatani fue un éxito instantáneo en el mercado, debido a su carácter familiar y aparente simpleza. Tanto fue su alcance, que Pac-Man aún es un ícono pop de la cultura mundial.

El diseñador inglés, Tom Davies, eso sí, decidió darle un retoque acorde a los tiempos y desarrolló una versión en primera persona y tridimensional del juego. FPS Pac-Man es una especie de shooter, donde Pac-Man hace lo que siempre ha sabido hacer: recorrer un laberinto, siendo perseguido por espectros.

¿Quiere jugar? Siga este link